APERTURA CURSO PARA ESTUDIOS SOBRE EL MATRIMONIO Y lA FAMILIA

Acto de apertura de curso del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia, tendrá lugar el próximo día 9 de noviembre (martes), en la sede del Instituto, en la Corona nº 34 de la ciudad de Valencia

El acto de apertura comenzará a las 20 h. y contará con la asistencia de D. Agustín García-Gasco Vicente, Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Valencia y de D. Juan Antonio Reig Pla, Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Segorbe-Castellón.


 La lección inaugural del curso correrá a cargo del Profesor Dr. D. Juan José Pérez Soba, con el título “La llamada del amor, promesa de un futuro”. D. Juan José Pérez Soba es el Director de la sección de Madrid del Pontificio Instituto y asesor de la Conferencia Episcopal Española en los temas de matrimonio y familia.


Todos estamos convocados al Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar en Valencia en el año 2006 y, como nos ha recordado Juan Pablo II, “el futuro de la humanidad se fragua en la familia”


Esperamos contar con vuestra presencia.


La entrada es libre 


Ha fallecido Don JOSÉ LUIS CRUZ MARTÍNEZ DE VALLEJO, miembro de la junta directiva de AVAFAM

Rogad a Dios por el alma del Ilmo. Sr.


DON JOSÉ-LUIS CRUZ MARTÍNEZ DE VALLEJO


MARQUÉS DE VILLORES. MIEMBRO DE LA REAL HERMANDAD DEL SANTO CÁLIZ, CUERPO DE LA NOBLEZA VALENCIANA


Que falleció el día 6 de noviembre de 2004 en Valencia, a los 78 años de edad, habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica

D. E. P. Su esposa, Josefina Selva Adrien (Marquesa de Villores); hijos, Ana, José-Luis y Lourdes Garrigós, María-Dolores, María-José y Enrique; nietos, hermana, Ana; hermanos políticos, sobrinos y demás familia ruegan una oración por su alma.


La Junta Directiva de Avafam se une a esta petición y rezan por el alma de tan estimado compañero.


La misa corpore insepulto se celebrará D.m. hoy domingo, a las 10 horas, en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Remedio (calle Grabador Esteve) de Valencia. El funeral por su eterno descanso tendrá lugar mañana lunes, a las 19 horas, en la misma iglesia parroquial.

El Senado insta a bonificar en las cuotas de la Seguridad Social en la contratación de cuidadores

El Pleno del Senado aprobó hoy por unanimidad una moción del Grupo Socialista por la que se insta al Gobierno a bonificar la contratación de cuidadores en familias numerosas, que supondrá el 45 por ciento de las cuotas de la Seguridad Social, a cargo del empleador en las condiciones que se establezcan reglamentariamente

Esta iniciativa parlamentaria, defendida por el senador socialista, Arcadio Díaz, precisa que se debe desarrollar la previsión legal contemplada en la Disposición Final Segunda de la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, con el fin de que se pueda disponer cuanto antes de su Reglamento, fomentándose así la contratación de cuidadores en familias numerosas.


Según Díaz, ‘es necesaria una especial sensibilidad para que el Reglamento tenga todo el consenso social posible, en apoyo a las familias numerosas’. En su intervención, explicó que la necesidad de esta regulación se debe a que en la actualidad son sobre todo las familias –y dentro de ellas, las mujeres– las que están llevando a cabo todas aquellas funciones y servicios que suponen el cuidar a uno o varios seres humanos.


Desde el PNV, el senador Francisco Xabier Albistur, mostró su apoyo a la moción socialista, aunque insistió en que ‘sería necesario hacer una reflexión para resolver lo que se ha convertido en un conflicto social por el auge de la inmigración’.


Por su parte, Jordi Casas, de CiU, señaló que se trata de una medida ‘modesta, pero muy importante’, y celebró que sea el PSOE el que haya propuesto dicha iniciativa. Asimismo, manifestó su satisfacción porque se traten las dificultades que tienen las familias numerosas que, a su juicio, se habían ‘quedado de lado’ en el debate social de los últimos días, y que ‘son las que realmente sufren serios problemas económicos’.


Por otro lado, María Burgués, de Entesa Catalana de Progres (PSC, ERC, ICV), señaló que ‘se deberían prestar más ayudas económicas a las familias numerosas, sin exclusión, asi como crear servicios de apoyo al cuidado de los niños para que las mujeres tengan las mismas condiciones laborales que los hombres’. Además, recordó que España es uno de los países europeos con menos ayudas económicas a la familia, por lo que manifestó plenamente su apoyo a la mocdión socialista.


La senadora ‘popular’, Cristina Tejedor, destacó que ha sido su grupo el que ‘lleva luchando años, presentado distintas iniciativas a favor de las familias numerosas, y criticó que no se haya desarollado ninguna medida de apoyo a este colectivo en los 6 meses de Gobierno socialista’. El Gobierno debería hacer lo que dice la ley, ‘sin que su propio grupo le tenga que tirar de las orejas’, precisó.


No obstante, manifestó su satisfacción respecto a la moción, ya que la bonificación del 45 por ciento no sólo ayudará a las familias numerosas, sino que puede favorecer la contratación de muchas mujeres cuidadoras.

LA TELEVISIÓN

Puedo enseñarle a un niño cómo funciona la televisión. Puedo enseñar a un adulto cómo está hecha la televisión. Puedo enseñar a un universitario cómo construir una televisión. ¿Puedo enseñar, a un niño o a un adulto, qué hacer con la televisión?

Desde luego, la televisión puede servir para ejercicio de pesas, pero no fue pensada para eso… Otro puede sentir la tentación de tirarla por la ventana, para ver lo que le ocurre a la gente que pasea por la calle. Esperamos que eso se les pase por la cabeza a pocos… Otro puede hacer pruebas sobre la resistencia de la pantalla a un balonazo más o menos fuerte. Las posibilidades de uso de ese misterioso aparato son enormes, y, por lo mismo, también nacen ciertos riesgos. Si nos asusta el que un hijo pueda tirar la televisión por la ventana, nos puede dejar más tranquilos el ver que ha comprendido su utilidad, y que se sienta todas las tardes y parte de la noche delante de la pantalla, sereno, sonriente, ante lo que otros han programado para él. Sin embargo, también nos debería preocupar lo que nuestro hijo pueda ver allí, día tras día, hora tras hora. Imaginemos algunos posibles programas (no estoy pensando en ninguno en particular). En unos dibujos animados, unos muñecos simpáticos, cogen a otro muñeco. Juegan con él, y en un determinado momento lo hacen pedazos y lo tiran. En una película, el protagonista, un joven fuerte y generoso, decide un día matar a puñaladas a un enemigo, del modo más sangriento que el guionista haya podido imaginar. En otra serie televisiva, un “culebrón”, una chica aburrida, le dice a su amiga: “quiero tener un hijo”. La otra le pregunta: “¿con quién?” Y la primera responde: “con el primero que encuentre”. Y en un festival de canciones, el artista repite, una y otra vez, obsesivamente, “¡quiero matarte, quiero matarte, quiero matarte!”, mientras las y los fans gritan enloquecidos de entusiasmo… Si estamos atentos a que el niño no tire el televisor por la ventana, por el daño que pueda causar a otros, deberíamos también estar atentos a lo que pueda ver el niño, a lo que las imágenes y palabras que pasan ante sus ojos y oídos puedan estar produciendo en su corazón. A veces escuchamos con indiferencia las estadísticas que aparecen de vez en cuando en la prensa: en cada año de televisión se transmiten tantos miles de asesinatos, tantos miles de infidelidades matrimoniales, tantos millones de groserías, tantos miles de imprecisiones e, incluso, de datos completamente falsos, etc. ¿Qué puede quedar en el corazón de un niño que es bombardeado por todos estos estímulos? La respuesta está en los padres y en los maestros. Si saben dar criterios y normas sobre cuánto tiempo se puede usar la televisión y sobre qué programas se pueden ver, evitarán la “drogadicción televisiva” de sus hijos, y les ayudarán a escoger bien los programas, a juzgar las imprecisiones, a corregir errores, a retener lo bueno y rechazar lo malo. Lo mismo se puede aplicar a quienes ya desde muy pequeños se inician a los juegos electrónicos, no siempre hechos para promover la justicia y el bien… Este trabajo puede parecer difícil, pero no es imposible. Hay que pensar en modos para controlar lo que el niño ve y para que el tiempo que pasa ante la pantalla a colores no sea exagerado. Esto se puede lograr de muchas maneras. La primera, estableciendo un horario de uso, de forma que más allá de los tiempos previstos por los padres la televisión se convierta en un aparato “intocable”. La segunda, viendo con los hijos algunos programas para que puedan aprender a juzgar lo que allí se transmite. Obviamente, lo que se vea se adaptará a la edad del niño. En este punto, conviene ser muy realistas: el niño pequeño capta mucho más de lo que imaginamos. Si ve a una pareja en pleno acto sexual, presentado como un momento puramente placentero, y no como parte de un proyecto de amor y de vida, puede llegar a concebir la sexualidad como algo para “usar y tirar”. Si ve a un esposo o esposa que cambia de amante como se cambia uno de vestido, puede hacerse la idea de que la variabilidad de opciones es la cosa más normal del mundo. Si ve que dos adolescentes roban coches y se divierten como locos a base de chocarlos contra las cabinas telefónica

La falta de dinero suficiente y de vivienda adecuada son las dificultades comunes entre las familias

En Suiza, la Asociación Familia 3plus intenta defender los intereses de este reducido grupo, que representa el 5% de los hogares suizos.Para la presidenta de la singular agrupación, Käthi Kaufmann, la realidad para el común de estos hogares en una Suiza de primer mundo es que “cuando uno tiene más de tres hijos, uno es rico sobre todo en niños, pero la otra riqueza desaparece”.“No es que todas las familias numerosas se encuentren a punto de tocar la línea de la pobreza, pero es cierto que en la rica Suiza éstas deben hacer grandes esfuerzos, pues todo es muy caro aquí”.La falta de dinero suficiente y una vivienda adecuada a su tamaño son las limitantes principales de estos hogares.De acuerdo a sus cálculos, de las cerca de mil familias asociadas, unas 200 reciben ayuda social debido a los problemas financieros a los que se enfrentan.La asociación busca que haya una red de apoyo para las familias numerosas, justamente, para no caer en la situación crítica de la ayuda social.Kaufmann explica que hay gente benévola que les aporta contribuciones especiales como, por ejemplo, un donador financia vacaciones para los que menos tienen, mientras un comerciante de lavadoras automáticas vende máquinas nuevas a precios reducidos.“Hay gente de edad que comparte sus verduras, frutas o mermelada con las familias. Esa red es importante, no sólo por los productos sino por la comprensión mutua”, explica.
 
“Se requiere incentivar las ganas de dar la vida”
 
A juicio de Kaufmann, es importante respaldar a este pequeño espectro de familias, aunque sea con el incentivo de mostrarles que no son las únicas en el esfuerzo.“Cuando me llaman, la mayoría se encuentra en una situación en la que no se pueden decir, ¡Caramba, qué hermoso es tener tantos niños! De alguna forma se encuentran con grandes preocupaciones.”Y por ello también es imperativo mostrar afuera lo positivo de tener niños, indica: “Más que las ganas de vivir, se requiere incentivar las ganas de dar la vida”.
 
Las críticas
 
Kaufmann -ella misma madre de 5 hijos-, explica a swissinfo que a la asociación llegan cartas de ecologistas que reclaman el hecho de que ya no haya lugar para construir viviedas en el país y aún así existan familias que decidan tener más hijos.“También están los ‘multiculturales’ que les da igual que la población suiza muera, pues a nuestro país llegan suficientes extranjeros que tienen niños; o los que critican que vivimos en retroceso, pues afirman que no comprendemos nada sobre el control natal”, describe.“Los suizos disfrutan de su riqueza y dividirla con niños no es tan cómodo” y fue por ello que la asociación nació en 1996, a iniciativa de 20 padres de familia suizos para solidarizarse, “ya que en Suiza la aceptación de estas familias es poca”.
 
 
Básicamente la iniciativa busca que las familias con niños menores de 18 años puedan deducir de sus impuestos 13.000 francos por cada niño y 15.000 francos más por la labor del padre o la madre que educa en casa a los hijos.Hasta ahora, indica la presidenta de Familia 3plus, se han reunido 42.000 firmas y deben llegar a las 100.000 antes de marzo del 2005.swissinfo, Patricia Islas Züttel