Los «matrimonios» homosexuales distorsionan de la noción de matrimonio

Habla Rafael Navarro Valls, Secretario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación


MADRID, sábado, 8 enero 2005 (ZENIT.orgVeritas).- El catedrático y académico Rafael Navarro Valls opina en esta entrevista concedida a la agencia Veritas que la aprobación por parte del gobierno español del anteproyecto de ley que legaliza los matrimonios entre homosexuales, transformará «las relaciones familiares en simples relaciones socio-asistenciales o sexuales, produciendo un impacto negativo en el ecosistema de la familia conyugal». En la entrevista que publicamos a continuación, el secretario General de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, analiza el impacto jurídico y social que tendría esta Ley y hace una valoración política de la decisión del Gobierno

–¿Por qué cree que el Gobierno tiene tanta prisa en aprobar una Ley de tanta envergadura que por otro lado parece no ajustarse a una demanda social mayoritaria? ¿Ve alguna intencionalidad política en que se haga en período de vacaciones navideñas? –Rafael Navarro Valls: La postura de Zapatero en el tema de los matrimonios gays me recuerda la posición de Clinton al principio de su primer mandato sobre un tema similar (el Ejército y los gays) en EE.UU. Creo que Zapatero quiere «despachar» cuanto antes los temas que sabe polémicos, para dejar para la segunda parte de su mandato los temas que «dejen mejor recuerdo» para sus electores. Sin embargo, Clinton en sus «Memorias» se arrepiente precisamente por sus prisas iniciales. Dice, en concreto, que muchos norteamericanos le achacaron que «era un radical encubierto, al que le habían arrancado su máscara de moderación». Algo similar le puede suceder a Zapatero. Se enajenará la oposición de muchos católicos y de personas moderadas, que no entienden la radicalidad de una medida (integrar la unión de personas del mismo sexo en el matrimonio) que desvirtúa la configuración institucional del matrimonio y que bastantes opinan que es inconstitucional. Sobre todo, después del dictamen del Consejo de Estado que ha sugerido otras medidas jurídicas y se ha opuesto decididamente al matrimonio entre personas del mismo sexo. El que lo haya hecho en plenas Fiestas navideñas, además, parece una provocación innecesaria cuando la Iglesia está intentando mejorar las relaciones con el Gobierno. –Aunque el Informe del Consejo de Estado que desaconseja la propuesta del Gobierno no sea vinculante ¿qué supone que el Gobierno no lo tenga en cuenta? –Rafael Navarro Valls: El Consejo de Estado integra a juristas de gran prestigio en los medios jurídicos españoles. Ignorar sus informes y recomendaciones es, cuanto menos, una imprudencia jurídica notable. En el concreto tema del matrimonio entre personas del mismo sexo producirá efectos muy lesivos para la sociedad española. Aplicar el bisturí a una institución jurídica tan delicada como es el matrimonio supone atacar en carne viva, y contraer una grave responsabilidad para el futuro. Me da la impresión de que el Gobierno está actuando con una gran frivolidad, una notable ignorancia y un desconocimiento de las consecuencias que una medida de ese tipo tendrá en el tejido social. –¿Qué valoración hace usted de los puntos más importantes del dictamen del Consejo de Estado? –Rafael Navarro Valls: Lo que el Consejo de Estado afirma es : 1) Existe un derecho constitucional al matrimonio entre hombre y mujer; 2) No existe un derecho constitucional a la unión de personas del mismo sexo; 3) No aceptar un matrimonio entre homosexuales no puede calificarse de discriminatorio, ni desde la perspectiva de la Constitución española ni desde la óptica de las Declaraciones Internacionales de Derechos; 4) A través de figuras jurídicas distintas del matrimonio, pueden concederse algunos efectos jurídicos a las uniones entre homosexuales. Lo que viene a decir el Consejo de Estado es que si las instituciones (entre ellas el matrimonio) pueden ser adaptadas al espíritu de los tiempos, esta adecuación no puede hacerse en términos que las hagan irreconocibles por la conciencia social de cada tiempo y lugar. Así ocurriría si el Gobierno optara por reconocer «un derecho al matrimonio» de las parejas homosexuales. Como concluye el dictamen, «se forzarían los principios articuladores del matrimonio, de acuerdo con la concepción (heterosexual) que actualmente impera tanto en España como en Europa». –¿Qué opina como jurista del anteproyecto de Ley que propone el Gobierno? –Rafael Navarro Valls: Creo que distorsiona la noción de matrimonio. Transforma las relaciones familiares en simples relaciones socio-asistenciales

Avafam

Asociación Valenciana de Familias Numerosas. Nuestro Objetivo: Promover, difundir y defender los valores y derechos de las familias numerosas, así como, elevar a los poderes públicos todas aquellas propuestas que considerasen convenientes”, dando un servicio global a las familias que cuentan con nuestros servicios potenciando así mismo su protagonismo como célula básica de la sociedad.