El Gobierno insiste en que no universalizará la paga de los 100 euros

La conocida como “paga” de los 100 euros para las madres trabajadoras con hijos menores de tres años fue un invento del entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para compensar mediáticamente el impacto del Plan Integral de Apoyo a las Familias prometido por el PSOE. Desde entonces, la paga ha quedado estancada en los 100 euros, sin actualizarse conforme al IPC ni universalizarse para todas las madres tal y como se había comprometido Zapatero en el Congreso de Familias Numerosas celebrado en Santiago de Compostela en febrero de 2004.

La posición del Gobierno sigue invariable. “La paga de los 100 euros va dirigida a las madres, con objeto de facilitar que continúen en sus puestos de trabajo tras el nacimiento y cuidado de sus hijos”, señala el director del gabinete de la Presidencia del Gobierno, Enrique Serrano.


Serrano añade que el Gobierno contempla otras medidas para ayudar directamente a las familias de manera universal, como el aumento de las deducciones por hijo previstas en la reforma del IRPF: “En términos absolutos supone un aumento de 500 euros anuales a partir del segundo hijo, lo que equivale a una mejoría del 33,33% respecto a ejercicios anteriores”.


Además, Serrano señala que el reglamento que desarrolla la Ley de Familias Numerosas “está mejorando la regulación de determinadas prestaciones como bonificaciones, descuentos o preferencias en diversos aspectos”. Además, añade que la Ley de Dependencia y la Ley de Igualdad permitirán mejorar la vida de las familias, especialmente de las mujeres. Conclusión: el gobierno no cumplirá con su promesa de universalizar la paga de los 100 euros.

Avafam

Asociación Valenciana de Familias Numerosas. Nuestro Objetivo: Promover, difundir y defender los valores y derechos de las familias numerosas, así como, elevar a los poderes públicos todas aquellas propuestas que considerasen convenientes”, dando un servicio global a las familias que cuentan con nuestros servicios potenciando así mismo su protagonismo como célula básica de la sociedad.