Las caras consecuencias de la fragilidad de la familia

Conclusiones del Encuentro Mundial de las Familias en PoloniaUn encuentro en Polonia subraya una grave preocupación social
El WCF se describe a sí mismo como una «una red internacional pro familia de organizaciones, de expertos, de líderes y de personas de buena
voluntad».El primer día, Roman Giertych, ministro de educación y viceprimer ministro de Polonia, declaró a los participantes: «La familia es vida. Sin
la familia, no hay estado. No hay gobierno. No hay nada».Una nota de prensa el 11 de febrero de los organizadores de la conferencia también informaba
de los comentarios similares hechos por la representante de Estados Unidos, Ellen Sauerbrey, asistente de la secretaría de estado para población,
refugiados e inmigración: «Como ustedes saben», declaró, «la familia es la institución humana más antigua, la primera y más duradera comunidad de
individuos que trabajan junto por el bien común».Durante los días siguientes, el WCF examinó temas que iban, desde el impacto de los medios en la
familia, hasta las dificultades que causa la pornografía, o el desafío de la anticoncepción y la eutanasia.El cardenal Alfonso López Trujillo,
presidente del Pontificio Consejo para la Familia, preparó un texto para el encuentro que fue leído por el padre Grzegorz Kaszak. «La vocación al
matrimonio está inscrita en la misma naturaleza del hombre y de la mujer», afirmaba el texto.El matrimonio en NorteaméricaEl libro publicado por Kay
Hymowitz a finales del año pasado aporta un punto de vista útil sobre los efectos negativos cuando fallan el matrimonio y la familia. En «Marriage and
Caste in America», Hymowitz, profesora en el Instituto Manhattan de Nueva York, sostiene que las rupturas matrimoniales han agudizado las diferencias
sociales.La combinación de los divorcios y los nacimientos fuera del matrimonio está dando lugar a una nación de familias separadas y desiguales.
Estas desigualdades, advertía Hymowitz, están poniendo en riesgo a un gran número de niños que comenzarán su vida con graves desventajas.La maternidad
en soltería se da sobre todo entre mujeres jóvenes que sólo han acabado el instituto. El libro cita estudios que muestran que, a mediados del siglo
XX, casi todas las mujeres, sin importar su nivel de estudios, se casaban antes de convertirse en madres. El nivel de divorcios también era muy
bajo.En las décadas posteriores a los sesenta, la incidencia del divorcio y de los nacimientos fuera del matrimonio se volvió mucho más alta entre las
mujeres con menos estudios. Al finalizar el siglo, sólo cerca de un 10% de las madres con estudios universitarios vivían sin sus maridos. El nivel de
madre con sólo de nueve a catorce años de educación era del 36%.En el 2004 la proporción de niños nacidos de madres solteras alcanzó el 33% de todos
los nacimientos. La gran mayoría de estos niños llegaron a un hogar con una madre con pocos estudios y pobre.Pobreza y pocos estudiosSegún Hymowitz,
el elevado número de madres solteras puede fácilmente explicar el persistente alto nivel de pobreza entre los niños en Estados Unidos. No menos del
36% de los hogares con una madre soltera al frente están por debajo del nivel de pobreza, en comparación con el 6% de las parejas casadas.La pobreza
no es el único problema al que se enfrentan los hijos de madres solteras. También tienen peores notas y menos estudios que los niños que crecen con
padres casados. Esto sigue siendo verdad incluso si se tienen en cuenta las diferencias de raza, familia, entorno y coeficiente intelectual. No es de
extrañar que, ya adultos, los niños que crecieron sin ambos padres también ganen menos y logren peores puestos de trabajo.Esto conduce a una
situación, continuaba Hymowitz, donde las desigualdades sociales y económicas de la maternidad en soltería se perpetúan en la siguiente
generación.Estos problemas no se pueden resolver sólo a través de mejores programas sociales, sostenía Hymowitz. Apuntaba que cuando una madre
divorciada se vuelve a casar, sus hijos se parecen más a los de una familia con un solo pr

Avafam

Asociación Valenciana de Familias Numerosas. Nuestro Objetivo: Promover, difundir y defender los valores y derechos de las familias numerosas, así como, elevar a los poderes públicos todas aquellas propuestas que considerasen convenientes”, dando un servicio global a las familias que cuentan con nuestros servicios potenciando así mismo su protagonismo como célula básica de la sociedad.