La familia, la gran olvidada

Esta Hora – 14/05/2015

imagesSegún los datos publicados por el INE correspondientes a 2014 en el apartado Encuesta Continua de Hogares, el número total de hogares en España ha alcanzado la cifra de 18,3 millones. Por tamaño, continua la lenta disminución del número medio de personas que componen estos hogares, 2,51 personas en 2014, frente a las 2,53 de 2013 y las 4 personas de media por hogar registradas en la década de los 70.

Este estudio refleja, así mismo, que en España existen 11,4 millones de parejas, de las que el 85,9% están casadas y el 14,1% son parejas de hecho. De este colectivo, (las parejas casadas o no), el 99,2% son parejas heterosexuales y solo el 0,8% homosexuales

Así mismo el estudio informa de que existen en España 1,7 millones de hogares monoparentales de los que el 82,7% están formados por una madre que vive con sus hijos. .

Según estos datos 32,9 millones de españoles, o lo que es lo mismo, el 73,07% de la población del Reino de España viven en familias. La mayoría de los partidos políticos concurrentes a las próximas elecciones municipales y autonómicas parecen desconocer estos datos.

Hay un denominador común en los programas políticos de los partidos españoles: La ausencia total de propuestas en defensa de la familia y la maternidad. Para nuestros partidos políticos el 73,07% de la población española es irrelevante.

Salvo algún caso puntual en que, de forma difusa e inconcreta, algún partido político incluye un decálogo de protección a la familia, relleno de buenas palabra, pero carente de contenidos sustanciales y de memoria económica, la casi totalidad de los partidos políticos pasan de puntillas sobre el asunto de la protección a la familia y la maternidad, dedicándole a este importantísimo grupo de miembros de la población española  poco más de un párrafo, que  incluyen dentro del capítulo asistencial de protección a la infancia.

La institución más valorada en España, según los estudios que con frecuencia realiza el INE, la Familia, la institución que ha mantenido la cohesión y el apoyo a los suyos frente al sufrimiento ocasionado por la crisis económica, que ha permitido a los gobernantes hacer recortes y ajustes sin que hubiese un estallido social, parece que  no tiene interés alguno para los partidos políticos españoles, a la vista del contenido de sus programas electorales.

Los tratados y declaraciones, tanto de nuestra constitución (Artículo 39), como los de instituciones internacionales de derechos familiares (Declaración Universal de Derechos Humanos, artículos 16, 23, y 25), no parecen existir en la conciencia de los ideólogos de los partidos políticos españoles, mas ocupados en incrementar la recaudación fiscal, ya de por sí opresiva para la familia, que en realizar una buena gestión redistributiva de los impuestos.

Así, los representantes políticos del  país de Europa que menos importe dedica a la protección de la familia y la maternidad, (menos del 0,2 % del PIB, cuando la media europea en este capítulo supera el 2,8% del PIB) dentro de su presupuesto general, España, se permite el lujo de  seguir ignorando  a la familia,

Es muy frecuente escuchar a nuestros políticos hablar del estado del bienestar, pero nunca les hemos oído hablar, de cómo van a mantenerlo. Los futuros cotizantes, disminuyen por la caída de la natalidad, que influye en la posibilidad de garantizar el relevo generacional; los beneficiarios de bienes y servicios con cargo al estado crecen, por el incremento de la expectativa de vida, lo que nos puede llevar a la quiebra del estado, sino cambiamos esta tendencia, y ello no será posible sin una política de protección familiar y de la maternidad, real, constante y efectiva.

Avafam

Asociación Valenciana de Familias Numerosas. Nuestro Objetivo: Promover, difundir y defender los valores y derechos de las familias numerosas, así como, elevar a los poderes públicos todas aquellas propuestas que considerasen convenientes”, dando un servicio global a las familias que cuentan con nuestros servicios potenciando así mismo su protagonismo como célula básica de la sociedad.