Los valencianos ofrecen su hospitalidad

Prácticamente no quedan plazas libres. Los hoteles valencianos están a punto de poner el cartel de completo entre el 1 y el 9 de julio. Pero los peregrinos que llegarán a Valencia tienen otras muchas opciones: barcos, albergues, colegios, casas particulares, campings… La oferta es tan variada como la hospitalidad de familias, ayuntamientos, parroquias y asociaciones No cabrá ni un alfiler. El millón y medio de peregrinos que llegará a Valencia para el encuentro con el Papa colapsará la ciudad. Su alojamiento es todo un reto en el que trabaja la organización desde hace semanas. A medida que se van llenando las plazas hoteleras, el ingenio y la generosidad de los valencianos va cubriendo las demandas. Las instituciones abrirán las puertas de los polideportivos para acoger a los voluntarios, pero también lo harán las casas de miles de ciudadanos y los casales falleros. Los colegios han empezado igualmente a ofrecer sus instalaciones.Además, grupos de peregrinos se han organizado de forma que muchos llegan ya con el alojamiento previsto, como es el caso de las diócesis de Orihuela-Alicante y de Almería, que han organizado un crucero por el Mediterráneo haciendo coincidir la escala en Valencia con los días centrales del encuentro, de forma que de día acudirán al EMF y de noche dormirán en el barco. Otros municipios de España han aprovechado su hermanamiento con localidades valencianas para pedir hospitalidad, lo mismo que los colegios que tienen centros en la ciudad.Llamamiento a la solidaridadLa organización ya ha comenzado a ajustar la oferta y la demanda y anima a los valencianos a abrir sus puertas y mostrar su hospitalidad. Las familias que estén dispuestas a acoger a peregrinos pueden comunicarlo a sus parroquias, colegios, movimientos y asociaciones cuyo coordinador se puede poner en contacto con la organización.También se puede ofrecer directamente por correo electrónico (info@ emf2006.org) o al teléfono 963829747. La organización del encuentro se encarga de garantizar que tanto quien ofrece su casa como los peregrinos que la ocuparán son gente de confianza, para evitar cualquier tipo de desconfianza o miedo por ambas partes.Desde la Asociación Valenciana de Familias Numerosas (AVAFAM) ya se ha comenzado a hacer una campaña de sensibilización para que abran sus casas a los peregrinos, y el propio presidente de la entidad ha predicado con ejemplo. Durante esos días repartirá a sus hijos entre las casas de familiares y ofrecerá sus habitaciones a una familia de Austria.A los peregrinos que acudan a Valencia en grupo y se inscriban a través de la página web del Encuentro Mundial de las Familias se les da la opción a solicitar alojamientos sencillos al margen de la red hotelera. Quienes acuden a esta opción saben que no son alojamientos cómodos, sino sólo lugares donde poder dormir y asearse, aunque la organización tendrá en cuenta si va gente mayor o impedida en el grupo, para facilitarle las mayores comodidades posibles, reservando a estos casos las casas particulares disponibles.En la distribución de esos alojamientos se dará prioridad a la afinidad de idioma, cercanía a la ciudad y facilidad de acceso al transporte público. El importe de estos alojamientos es simbólico e igual para todos los peregrinos, y tiene como finalidad ayudar a atender los gastos de adecuación de los espacios, según destacaron fuentes de la organización

Avafam

Asociación Valenciana de Familias Numerosas. Nuestro Objetivo: Promover, difundir y defender los valores y derechos de las familias numerosas, así como, elevar a los poderes públicos todas aquellas propuestas que considerasen convenientes”, dando un servicio global a las familias que cuentan con nuestros servicios potenciando así mismo su protagonismo como célula básica de la sociedad.